¡PONME EL CHIP!

  • Identificarnos y censarnos es, además de una obligación legal (Decreto 2/2008, Ley de Protección de los Animales de Cataluña), la mejor forma de encontrarnos en caso de pérdida.

Identificar y censar a tu gato es, además de una obligación legal (Decreto 2/2008, Ley de Protección de los Animales de Cataluña), la mejor forma de encontrarlo en caso de pérdida. Se trata de la implantación de un microchip del tamaño de un  grano de arroz, en el que figura un código identificativo único, con sus datos de contacto. La implantación se hará en la consulta del veterinario, es invisible, se realiza sin anestesia y no nos hace daño. El microchip es nuestro DNI felino, y será de vital importancia si tu gato se pierde en la calle: las probabilidades de encontrar a nuestro propietario si estamos identificados son del 90%. En caso de un animal no identificado son solo del 15%.

 

Viajar con nosotros

 

A lo largo de su vida tu gato tendrá que viajar, aunque sólo sea para las visitas veterinarias de control. El trasportín es un accesorio indispensable para nosotros, puesto que nos permite salir de casa de forma segura. Es importante que tu animal se acostumbre a estar en el trasportín lo más pronto posible.

Nos gusta compartir las vacaciones con nuestros propietarios, pero de forma segura. Si tienes intención de viajar al extranjero, hará falta que tu gato tenga un pasaporte europeo y que esté vacunado de la rabia. Tu veterinario te dará toda la información necesaria sobre estas formalidades. Si tu gato te acompaña durante las vacaciones, es imprescindible verificar si el lugar será seguro para él, y procurar no dejarlo salir durante la estancia, debido al elevado riesgo de pérdida.

Con todo, te tengo que confesar que a los gatos no nos gusta especialmente viajar. Por eso, si tu salida es de corta duración, es mejor que recurras a los servicios de personas que tengan cuidado de nosotros en casa (cat sitter).

 

Si pierdes a tu gato…

 

Ya sabes que somos animales curiosos y a menudo nos gusta perdernos. La identificación con microchip es la mejor garantía para poder recuperar un gato extraviado. Si tu gato desaparece, la mejor forma de buscarlo es colgar carteles con su foto y sus datos de contacto en la zona donde se perdió, dejar esta información en todos los comercios, en los veterinarios… y llamar a la Policía Municipal, a los centros de acogida y a las protectoras para notificar la desaparición.

Para evitar las pérdidas y fugas de tu gato,  procura no dejar las puertas y las ventanas abiertas; ve con cuidado con las visitas, especialmente si estás realizando obras en casa y los operarios no están acostumbrados a tu gato… ¡aprovechará cualquier oportunidad para salir! Así que ¡vigila a tu gato!