¡NO ME ABANDONES!

¡Formamos parte de vuestras familias! ¡No nos abandones!

Tenernos como animal de compañía es un compromiso a largo plazo, es un acto reflexivo. Os aportaremos mucha satisfacción, pero también obligaciones y deberes.

Somos unos seres sensibles y unos animales protegidos por la Ley. Ser propietario significa también tener una responsabilidad y unos deberes con nosotros. Nuestro bienestar dependerá de las condiciones de vida que nos puedas ofrecer y del afecto que recibiremos a lo largo de nuestra vida.

Si abandonas a tu gato no sobrevivirá: acabará muriéndose de hambre, de enfermedad, atropellado, o a manos de humanos desaprensivos.
No conoce la calle y sus riesgos (¡no es un gato callejero!), no sabe cómo vivir allí fuera: tu casa es su casa para siempre.

¡Abandonarnos es maltratarnos!

+ info: